Cuándo ir

Praga es una ciudad que enamora vayas en la época que vayas, así que aquí os dejamos algunas recomendaciones:

Si vais a ir en verano, hay que tener en cuenta que vais a encontrar la ciudad masificada de turismo, pero contáis con la ventaja que es cuando más horas de sol hay. Además, el calor no es precisamente excesivo, y se hace muy agradable pasear entre sus calles.

Si vais en invierno, prestad atención especial al frío, puesto que estaréis muchos días a cero grados. Esta época cuenta con la ventaja que hay muchísimo menos turismo, y que podréis contemplar la ciudad nevada y su río completamente congelado, espectáculo que merece la pena ver.

Tal vez la mejor época para ir sea primavera u otoño, hay todavía bastantes horas de sol, muchos días todavía son templados, y el turismo no es ten excesivo como en verano. Eso sí, lo malo es que llueve bastante y se hace bastante necesario el uso del paraguas.

Como podéis leer, cada estación del año tiene sus ventajas e inconvenientes, así que sois vosotros los que tenéis que decidir cuál os conviene más.