El niño Jesús de Praga




La estatua del Niño Jesús, que se puede encontrar en la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en el distrito de la Ciudad Pequeña de Praga, recibe visitantes de todas partes del mundo todos los días. La gente viene aquí a orar por ayuda, curación o paz, y algunos vienen en confiando en la llegada del nacimiento de un nuevo niño. Mucha gente es la que regresa a posteriori para dar gracias.

Niño Jesús de Praga

Niño Jesús de Praga

La estatua tiene 47 cm de alto y está hecha de madera con la superficie modelada en cera de color. Representa a un niño pequeño, vestido con una túnica larga por debajo de la cual se pueden ver sus pies desnudos. Su dulce rostro atrae a los visitantes por su belleza.

Niño Jesús de Praga

Niño Jesús de Praga

La mano derecha del Niño Jesús está levantada en señal de bendición, mientras su mano izquierda sostiene una esfera coronada por una cruz - la totalidad de nuestro universo se basa en sus manos. Su insignia real expresa la fe que todos los cristianos tienen en común – la fe en la divinidad de Jesús.

Esta es la historia del niño Jesús de Praga:

El Niño Jesús de Praga es originario de España. La leyenda dice que el Niño Jesús se le apareció milagrosamente a un monje, que modeló la estatua sobre la base de la aparición. Según otra leyenda de la estatua, ésta perteneció a Santa Teresa de Ávila, la fundadora de las Carmelitas Descalzos. Se dice que le habían dado la estatua a un amigo suyo, cuya hija salía a viajar a Praga.

Cuando la duquesa María Manrique de Lara llegó a Bohemia para casarse con un noble de Bohemia en 1556, recibió la estatua de su madre como regalo de bodas. Cuando su hija Polixena de Lobkowicz quedó viuda, donó la preciosa estatua al monasterio de las Carmelitas Descalzas anexo a la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria en 1628.

Los Carmelitas colocaron la estatua en la capilla del noviciado, de modo que los monjes jóvenes, pudieran aprender de las virtudes del Niño Jesús. En ese momento la Guerra de los Treinta Años hacía estragos por Europa e incluso el Niño Jesús no se salvó cuando el ejército sajón ocupó Praga en 1631. Fue sólo después de su regreso a Praga en 1637 que el Padre Cirilo, originario de Luxemburgo, descubrió la estatua, abandonada en un rincón. Para su pesar, sin embargo, encontró que el Niño Jesús tenía dos manos rotas. En este momento le pareció que el Niño Jesús le decía:

Ten piedad de mí y tendré misericordia de ti.
Dame las manos y te concederé la paz.
Cuanto más me honres, mas te bendeciré.

Finalmente el Padre Cirilo hizo nuevas manos para el Niño Jesús. Se le atribuyen multitud de curaciones milagrosas, así como la protección de Praga cuando fue sitiado por los suecos en 1639. En 1651 la estatua fue llevada de peregrinaje por todas las iglesias de Praga y en 1655 fue coronada solemnemente por el Obispo de Praga. Este caso aún se recuerda hoy en la fiesta aniversario, que cae en el primer domingo de mayo.


Otros artículos que te pueden interesar:

  • Palacio Wallenstein
  • Los mercadillos de Navidad en Praga
  • Circuito por Centroeuropa: Praga, Budapest y Viena
  • El zoo de Praga
  • Circuito Centroeuropa Todo Incluido: Praga, Viena y Budapest