Puente de Carlos

Aunque pueda parecer tranquilo y romántico, el río Moldava de Praga no siempre ha sido tan tranquilo como se ve hoy en día. Su furia, combinado con el poder de las fuertes lluvias han inundado varias veces y destruido los puentes construidos sobre el mismo. El puente de Carlos no es la excepción. Ha sido muchas veces víctima de las inundaciones y los desastres naturales en Praga. Sin embargo, sigue en pie y es de esperar que seguirá siendo eternamente un símbolo de Praga.

En el lugar que el Puente de Carlos está en pie una vez hubo un puente de madera, destruido por las inundaciones en el siglo XI. En su lugar, en 1172, Wenceslao I ordenó la construcción del Puente de Judith, el primer puente de piedra para conectar las orillas del Moldava. El Puente de Judith se derrumbó en una inundación en 1342.

Puente de Carlos, Praga

Puente de Carlos, Praga

La construcción del puente como lo podemos ver hoy data del reinado de Carlos IV, Rey de Bohemia y emperador del Sacro Imperio. Cuenta la leyenda que lo tenía todo pensado hasta el más mínimo detalle. Lo más curioso puede parecer la fecha misma de su fundación: 5:31 de la mañana, 9/07/1357. Solamente los dígitos impares (1, 3, 5, 7, 9) y lo que es más, a excepción del 9, todos los números son primos.

Puente de Carlos, Praga

Puente de Carlos, Praga

La construcción del puente mágico fue iniciada por el Maestro Otto y fue continuada por el constructor favorito de Carlos III, el arquitecto Peter Parler (que también construyó la capilla de San Wenceslao en la catedral de San Vito y la torre del puente de la Ciudad Vieja). El puente se terminó en 1402 y hasta 1870 se llamaba El Puente de Piedra o de Praga. Originalmente, el Puente de Piedra se suponía que debía albergar torneos medievales y servir de enlace para el comercio entre las orillas del río Moldava.

Puente de Carlos, Praga

Puente de Carlos, Praga

El puente tiene 516 metros de largo y casi 10 m de ancho, apoyado en 16 arcos protegidos por guardias de hielo. Está protegido por tres torres, dos de ellas en el lado de Malá Strana y la tercera en el lado de la Ciudad Vieja.

El puente está decorado con 30 esculturas y estatuas, la mayoría de ellas de estilo barroco, construidas alrededor de 1700. Ahora las estatuas originales se conservan en el Lapidario y las estatuas en el Puente de Carlos son réplicas.


Cómo llegar hasta el Puente de Carlos:

Basta con coger el metro de la línea verde (A) y bajaros en Staromestska. También podéis hacerlo en tranvía, cogiendo el 17 o 18 y bajando en Krizovnicke namesti.


Si queréis localizar el Puente de Carlos en un mapa lo podéis hacer accediendo a nuestro Mapa de Praga