El castillo de Krivoklat

A tan sólo 30 km. al oeste de Praga existe un gran área boscosa de 628 km2 a ambos lados del río Berounka, declarada área de paisaje protegido por la UNESCO en 1978.  En el siglo XII el rey Otakar I decidió la construcción del primer castillo, que los sucesivos soberanos se ocuparon de agrandar y embellecer.

Castillo de Krivoklat

Castillo de Krivoklat

Muchas historias, algunas románticas y otras truculentas, guardan los viejos muros del castillo de Krivoklat. El entonces futuro emperador Carlos IV habría pasado parte de su infancia aquí, entre 1319 y 1323, adonde regresó ocho años después, ya casado con Blanca de Valois, para que naciera su primogénita, Margarita.

Castillo de Krivoklat

Castillo de Krivoklat

Durante el reinado de los Habsburgo, el castillo sirvió también como prisión. El obispo protestante Jan Augusta fue encarcelado allí en 1548, pasando los siguientes dieciséis años en la temida prisión de Krivoklat.

Las dependencias, dispuestas en torno a un gran patio, tienen como atractivos principales la restaurada capilla de la Santísima Trinidad, los salones reales con exhibiciones de pinturas y esculturas góticas y la biblioteca del castillo que guarda alrededor de 52 mil ejemplares. De sus tiempos como prisión se conservan las cámaras y elementos de tortura. En la gran torre se exhiben trofeos de caza y desde sus 42 metros de altura se pueden admirar los alrededores.

Poseedores de una atmósfera mágica y misteriosa, los bosques de Krivoklat han servido de inspiración a muchos escritores y cineastas. La versión de Tristán e Isolda del año 2006 fue, en parte, filmada en estos bosques checos. El Secreto de los hermanos Grimm, del año 2005, fue rodada en el castillo de Krivoklat y en Kutna Hora.

Para saber sobre los precios y los horarios visitad la página oficial: www.krivoklat.cz