Qué ver en Praga: itinerario de tres días

Praga es un lugar perfecto para realizar una pequeña escapada durante un puente o unas vacaciones. Si no disponemos de mucho tiempo libre, sólo podemos visitar los lugares más importantes de esta maravillosa ciudad pero, ¿cuáles son los lugares más interesantes para visitar? Desde aquí os vamos a ayudar con un itinerario para recorrer la ciudad de Praga en tres días.

Nuestra llegada a la ciudad la podemos aprovechar para acomodarnos en el hotel y dar un pequeño paseo por el centro de la ciudad. De esta forma tendremos un primer contacto con Praga y nos prepararemos para el primer día completo en esta ciudad.

El primer día comenzaremos nuestra visita a la ciudad por la Plaza Wenceslao, donde se encuentra el Museo Nacional. Muy cerca de esta plaza podemos visitar la Torre de la Pólvora, a donde podemos subir para disfrutar de las magníficas vistas que nos ofrece.

Si continuamos un poco más, llegaremos a la Plaza de la Ciudad Vieja, donde debemos hacer un alto en nuestro camino y tomar algo en una de las cafeterías de los alrededores para poder echar un vistazo detenidamente a los edificios medievales, la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn y el conocido Reloj Astronómico.

Muy cerca de aquí también podemos visitar la casa de Franz Kafka, así como varios restaurantes donde disfrutar de la maravillosa gastronomía de esta ciudad.

Una vez cae la noche, la mejor opción es acudir al Teatro Negro para disfrutar de una de las actuaciones que aquí se representan todos los días. Para cerrar el día, no hay mejor opción que cenar en uno de los restaurantes de la zona para disfrutar del gran ambiente que hay.

Empezamos nuestro segundo día en Praga bien temprano en el Barrio Judío. En este barrio podemos visitar su cementerio y las seis sinagogas que aquí se encuentran. La entrada para visitar las sinagogas nos permite visitarlas en cualquier orden, siendo una gran ventaja para organizar nuestro tiempo de la mejor forma posible.

Una vez que ya hemos visitado el cementerio y las sinagogas, no hay mejor opción que acercarnos al Rudolfinum, que se encuentra en las proximidades. El Rudolfinum es un edificio neorrenacentista donde se celebran importantes conciertos de música clásica.

Posteriormente, nuestra mejor opción es continuar por las orillas del río Moldava hasta el famoso Puente de Carlos IV, que comunica las dos partes de la ciudad. Si nos acercamos a MaláStrana, veremos la parte antigua de la ciudad con sus iglesias barrocas, además de muchos bares y pubs para pasar un rato agradable.

Pero eso no es todo, ya que también podemos ver una Torre Eiffel, de menor tamaño, a la que podemos subir para disfrutar de las fantásticas vistas de la ciudad.

Antes de finalizar el día de hoy, es recomendable acercarnos al Puente de Carlos IV para disfrutar de su iluminación nocturna.

Nuestro tercer y último día en la ciudad de Praga lo podemos comenzar con la visita al Castillo de Praga, el castillo medieval más grande de todo el continente. Podemos recorrer con tranquilidad sus patios, la Catedral de San Vito, la Plaza de San Jorge y la Torre Negra. En los alrededores del castillo nos encontramos con la Plaza de Loreto.

Por último y antes de abandonar esta ciudad, no hay mejor forma que recorrer la ciudad por el río Moldava en un paseo en barco. De esta forma se nos quedará un buen sabor de boca y con ganas de volver a visitar en otra ocasión la maravillosa ciudad de Praga.